Cerámica ibérica fina

En la Edad de Hierro, la vajilla ibérica se divide en tres categorías de cerámica fina y torneada: dos se cuecen en el modo A, para uno, las paredes se alisan, para el otro, reciben una decoración pintada; el tercero se cuece en el modo B. Las tres categorías se llaman respectivamente IB-A e IB-P, y IB-B.
Estas tres categorías comparten un repertorio común, por lo que sólo se presenta una tipología denominada “cerámica ibérica fina”. Esta tipología es diversa, presentando platos, tazas, copas y formas del repertorio griego: kylix, kalathos, lebes, cráter, etc.
C. Mata Parreño y H. Bonet Rosado propuso una clasificación jerárquica, que también se incluye en el Dicocer. La clase A corresponde a la vajilla fina, luego un número romano a un grupo funcional, y finalmente los números arábigos definen los tipos y a veces designan el diseño. El prefijo es “Ibérica” (por ejemplo, Ibérica II.4.3.2).

Adroher-Auroux A.M., « Céramique ibérique peinte », dans Dicocer, Lattes, 1992, p. 470-484. (Lattara, 6)

Mata Parreño C. et Bonet Rosado H., « La Cerámica ibérica: ensayo de tipología », dans Estudios de arqueología ibérica y romana, Homenaje a Enrique Pla Ballester, Valence, 1992, p.117-173.